El ayuntamiento de Alburquerque dilapida 2.100 euros y la Escuela Profesional se queda sin excursión

La Escuela Profesional de tecnología que se encuentra próxima a su finalización en Alburquerque tenía entre sus planes realizar una visita formativa a la Codemotion Madrid 2019 los pasados días 24 y 25 de septiembre, visita que al final no se realizó por la mala gestión llevada a cabo por el ayuntamiento de la localidad.

Este ayuntamiento, conocido ya en la región por su falta de transparencia en la gestión, tenía como alcalde hasta hace muy pocos meses a Ángel Vadillo, un ex-socialista condenado por amenazas a una vecina y que a día de hoy se encuentra inhabilitado para cargo público (y que no llegó a entrar en prisión por la voluntad del Gobierno). De esta forma, y aunque no gobierna, fue contratado nada más confirmarse el resultado electoral como portavoz del gobierno local, con la consiguiente burla hacia los ciudadanos de esta localidad pacense.

La gestión de este ayuntamiento, pésima como es ya conocido por sus retrasos en los pagos a los empleados municipales, continúa. Las subvenciones por las cuales se rigen los programas de escuelas profesionales del SEXPE son gestionados a través de las entidades locales, es decir, el dinero se facilita al ayuntamiento y es este el que debe gestionar el desarrollo de esa formación y la justificación de la misma. En el caso de Alburquerque, se planificó la asistencia a la Codemotion Madrid 2019, un acontecimiento dedicado la tecnología, especialmente de software, con charlas de ponentes venidos de media Europa.

El presupuesto, aprobado por el SEXPE, incluía entradas para el evento, transporte en autobús y alojamiento en un hotel, comprometiéndose el ayuntamiento de Alburquerque a realizar el pago previo de todo ello, tal y como suele ser habitual en las escuelas profesionales, ya que es el ente local la entidad promotora y quién gestiona los fondos facilitados por el sistema de empleo.

El primer paso fue la compra de las entradas, que según se acercaba el evento, su precio se encarecía. De esta forma, y a pesar de ser avisados de ello desde la dirección de la escuela profesional, el propio consistorio esperó hasta última hora para comprarlas al precio más caro, con un total de 2100 euros.

Posteriormente, no reservaron las plazas de hotel por falta de señal en el pago, de tal forma que se perdió la reserva. La agencia de viajes intentó buscar una solución con otro hotel, pero el ayuntamiento no daba señales ni por teléfono ni por email. De esta forma, el viaje, del cual ya se habían pagado 2100 euros, se canceló definitivamente, con la consiguiente pérdida de esa cantidad para la localidad y de la pérdida de la oportunidad para los alumnos de asistir a un evento que les hubiera resultado de interés.

Ni el SEXPE, que lleva realizando estas escuelas profesionales con escaso resultado durante bastantes años, ni el ayuntamiento, que acumula impago de nóminas a sus trabajadores resultado de su continuada mala gestión, han emitido comunicado alguno. Por hechos como este resulta evidente que no importa cuánto dinero se destine a empleo en Extremadura si lo que falla es cómo está gestionado, en ocasiones por directores de empleo que no cambian nada a lo largo de los años, acomodados en su cargo al amparo de Guillermo Fernández Vara, que dentro de su eterno letargo tampoco exige ningún cambio.

Por último, recordar que la tasa de desempleo en la región es de las más altas no ya del país sino de toda Europa. Y, algo que destacar también: una de cada cuatro extremeñas es parada de larga duración, hecho que no ocurre en ningún otro lugar de Europa. Las personas se han acostumbrado a sufrir en una especie de teatro donde se repite una y otra vez la misma obra: promesas, elecciones y todo por hacer durante otros 4 años más.

Barrios donde los estudiantes alquilan en Cáceres

Son muchos los estudiantes que cuando se acerca junio buscan vivienda en alquiler en las ciudades universitarias extremeñas: Cáceres (que te lo contamos en este artículo), Badajoz, Mérida y Plasencia. Esta búsqueda puede ser bien porque comience estudios, con lo que también es una primera toma de contacto con la ciudad, o bien porque cambia de piso.

En la ciudad cacereña el resumen es que la vida es fácil: los trayectos son cortos, se puede vivir sin coche aunque moverse en bicicleta es bastante peligroso todavía, y, en líneas generales, es una ciudad muy segura. Entonces, ¿qué buscan los estudiantes a la hora de alquilar un piso? Aquí algunos tips específicos para Cáceres:

  • Ubicación: la primera decisión es si vivir en la parte antigua, por el centro o en algún barrio. Si eres una persona sociable, que le gusta quedar con la gente, vivir en un ambiente donde siempre hay movimiento por la calle y que está repleto de bares (al menos la calle Pizarro, el referente de ocio nocturno, cae cerca) lo tuyo es vivir en el centro y no en los barrios. Si, además, tienes cierto toque romántico y quieres disfrutar de una ciudad histórica como es Cáceres, busca algo por la parte antigua pues te va a merecer la pena, aunque ahora con los apartamentos turísticos los precios han subido un poco. Si lo tuyo no es socializar, si necesitas centrarte en el estudio, salir a hacer deporte y, en definitiva, vivir un poco aislado de las zonas de salida de ocio, hay algunos barrios que también acogen estudiantes; eso si, recuerda que a lo mejor sois pocos. Algunos de estos barrios pueden ser La Mejostilla (mucha gente jóven, un tanto alejado y depende de la zona del barrio puede que necesites coche para moverte rápido), Nuevo Cáceres (estaciones de autobús y tren cerca, línea campus cerca, barrio seguro) o Residencial Campus (adosados, cerca del campus pero nada más, lejos de todo). Por otra parte, si buscas por el centro, pero fuera de la parte antigua, cualquier barrio de estos te puede interesar porque son los más buscados por los estudiantes: LosFratres, Cabezarrubia (lo llaman barrio del ‘Eroski’ todavía), Cánovas, Virgen de Guadalupe, R-66, El Rodeo, El Vivero o El Perú (en este último tienes el mejor centro deportivo de toda Extremadura, con profesionales al mejor nivel nacional, así que si te gusta el deporte busca el centro deportivo del mismo nombre).
  • Espacios abiertos cercanos: si tienes mascota o si te gusta la naturaleza, Cáceres es una ciudad donde puedes disfrutar mucho. El parque más extenso es Parque del Príncipe, ideal para entrenar, sacar al perro a cualquier hora e ir a la piscina en junio si te agobias con los exámenes. Otro parque, con árboles más jóvenes y, por tanto, menos sombra, es el Parque del Rodeo, donde también pasarás grandes ratos entrenando y dispones de la Ciudad Deportiva justo al lado. Por último, y más pequeño aunque mucho más céntrico, el Parque de Cánovas, donde se concentra toda la vida social de la ciudad; en este parque no podrás entrenar, si sacar a tu mascota teniendo especial cuidado porque hay muchos niños, pero te encontrarás unos niveles muy altos de contaminación (4 carriles de coches acelerando todo el tiempo). Sin duda, los dos primeros, recomendables.
  • Supermercados: aquí lo más recomendable es que busques, al final acabarás comprando en el más cercano y este será Mercadona, Lidl, Dia, Supercor, Aldi o Tambo (si, este supermercado solo existe en Cáceres, pero tiene buenos productos de la tierra y no es caro).
  • Otros compañeros: influirá, casi seguro, dónde viven tus compañeros, pues el reuniros va a depender de cómo de lejos viváis, así que si no es tu primer año, estamos seguros de que lo tendrás en cuenta ya sin decirte nada
  • Estado del piso: los pisos ya no son como antes donde el dueño iba relegando al piso en alquiler todo lo que le sobraba en casa (televisión vieja, camas viejas, colchones usados, sofá de Cuéntame, cocina de butano, ventanas de aluminio gris que no aislan, etc). Ahora es distinto, los pisos en alquiler se han modernizado y los estudiantes también deben exigir unos mínimos ya que al final te ahorrarán tiempo (caldera que se estropea, llamar al dueño, esperar al técnico y demás). Así que, si lo piensas bien, pagar 20 o 30 € más al mes realmente no es dinero, son 300€ que es una asignatura que no vas a estudiar por el frío que pases o lo que te ahorrarás en el abono transporte. 300€ al año no van a ningún lado, créenos, elige un buen piso, con gas ciudad, ventanas que aislen y un salón amplio para socializar.
  • Precio: un piso de 4 habitaciones que esté bien suele rondar los 650-750€, a razón de entre 162 y 188€ por persona, contando que luego hay que sumarle agua, luz, gas e internet. En total unos 850€, que no es caro, 200€ por persona viviendo en el centro, centrado en los estudios y con vida social. Si tienes ahorrado, echa cuentas y verás que al año son aproximadamente los 300€ más al año entre un piso de perfil ‘abandonado’ y uno donde los detalles importan y vives tranquilo. Y, lo dicho, 300€ al año no es dinero como para andar pensándoselo.

Teniendo todo esto en mente, antiguamente el intercambio de anuncios entre ofertantes (dueños de pisos para alquiler) y demandantes (estudiantes) ocurría en los tablones de anuncios de las facultades, bibliotecas e incluso bares. A veces, lo mejor era el boca a boca, y así se cerraban los mejores pisos de un año para el siguiente: «oye, se nos va un compañero, mi piso está muy bien, si quieres vente el próximo año». Pero ahora todo es diferente y la web facilita mucho las cosas. Portales como pisos.com, idealista, fotocasa y otros son la solución perfecta.

¿Es Cáceres una ciudad para estudiar?

Atrás quedan los que los propios cacereños millenials califican como ‘la mejor época de Cáceres’ para estudiar. Aquella época, entre finales de los 90 y que llega hasta principios de la crisis en 2008, Cáceres era una ciudad que todos los jóvenes con futuro universitario tenían en su mente. Junto a Salamanca y Granada, Cáceres guardaba con celo una rica vida nocturna, semejante a la mítica movida madrileña, donde los nombres de los bares adquirieron entidad propia y los jóvenes, aún a pesar de basar su socialización en la poco sana reunión alcohólica del botellón, llenaban día a día y noche a noche las calles y plazas del centro de la ciudad.

Por aquella época existían dos zonas de vida nocturna claras y que hoy día se siguen manteniendo: la Plaza Mayor y La Madrila. Además, hoy en día, se ha recuperado la Calle Pizarro, referente desde siempre de ocio aunque no siempre se ha mantenido en el top. En aquella época lo habitual era ir a la Plaza Mayor, colindante con el casco antiguo de la ciudad, y encontrarse un lugar donde no cabía un alfiler entre 10 de la noche y 5 de la mañana, hora tras la cual se producía un camino de hormigas desde esta zona hasta la otra zona de La Madrila, unos 500 metros distante. Por el camino, charla, risas, ligoteo, más bebida en la mano y hasta alguna parada para comer en alguno de los típicos establecimientos de comida rápida (Rosendo, el más típico) de la calle Pintores. Y después, más vida nocturna, ya de discotecas y no al aire libre como la primera, en La Madrila, hasta bien entrada la mañana, léase las 9 o las 10 de la mañana del sábado (o de cualquier otro día si se terciaba).

La vida estudiantil, por desgracia, ha evolucionado y, aunque se han perdido espacios de reunión donde se podía beber y reunirse en libertad. Pero, por fortuna (y gana lo positivo a lo negativo), ya no es tan necesario el alcohol como antes. Ahora Cáceres atesora nuevos restaurantes, nuevos bares, nuevos lugares por donde perderse. No solo en la calle Pizarro sino también por una revitalizada parte antigua, con bares y terrazas que hacen una cocina distinta, rica, asequible, con espacios de conversación en un entorno histórico que muchos europeos quisieran tener en sus países.

Todo esto sigue haciendo atractivo Cáceres para estudiantes de fuera, pero no es lo mismo pues la demanda universitaria es menor ante la mayor oferta de universidades que hay en todo el territorio y la mejora de la movilidad, que provoca que los jóvenes busquen otras ciudades para estudiar por Europa y USA.

Entonces, ¿qué busca un estudiante? O mejor dicho, ¿qué busca un estudiante en Cáceres? Pues lo primero es lo general, lo que busca cualquier estudiante en la ciudad que sea:

  • Una universidad competitiva, con asignaturas de vanguardia y estudios que sean exclusivos, que no puedan encontrar en ninguna otra universidad ni tampoco online. Desde hace décadas Cáceres cuenta con fama nacional en Veterinaria y Ciencias del Deporte, algo que se ha traducido con el tiempo en el Centro de Cirugía de Mínima Invasión (referente internacional en medicina, una de las joyas de la ciencia en España) y del CAR o Centro de Alto Rendimiento Deportivo de la Ciudad Deportiva de Cáceres, algo que atrae a futuros estudiantes de medio mundo.
  • Ambiente universitario y una población eminentemente joven, con una rica escena cultural de museos, arte y ruptura con lo clásico que tanto aburre últimamente. Los jóvenes buscan liderar el cambio climático, buscan romper con pensamientos basados en religiones y guerras, y forjan su propia opinión sobre los problemas que tiene el mundo, como ente global, y su visión sobre lo que debe conseguirse en los próximos años
  • Una economía estudiantil razonable que suponga un equilibrio entre la débil capacidad adquisitiva de esta época de la vida y la oferta de alquileres disponibles en la ciudad, que asegure unos precios fáciles de abordar para quién aún no dispone de trabajo. Quizá, en los últimos años, esto sea lo más complicado
  • Unas comunicaciones eficaces que les permitan ir, por ejemplo, un fin de semana a ver a sus familiares, amigos o simplemente hacer una escapada con sus compañeros para ver otros lugares de Europa o de España

Cáceres tiene una universidad competitiva y es económicamente abordable. Tiene también una rica vida nocturna, pero la despoblación, el desempleo y la falta de unas comunicaciones eficaces, hacen que Cáceres se haya quedado vacía de jóvenes y se haya convertido en una ciudad con grandes retos de futuro.

De esta forma, si la pregunta es ¿Granada, Salamanca o Cáceres? La respuesta es Salamanca o Granada. Pero si la pregunta es, ¿después de Salamanca o Granada estudiarías en Cáceres o en otra ciudad? Sin duda, la respuesta sigue siendo Cáceres, pues el nivel de vida es bueno, sigue habiendo movimiento nocturno y una rica vida de ocio en el más amplio sentido. Quedan retos de futuro, si, pero es una ciudad para descubrir.

Por último, ¿dónde viven los estudiantes en Cáceres? Pues te lo contamos aquí en este otro artículo.